Best books

Archives

Thierry Meyssan's 11 de setiembre de 2001: La terrible impostura. Ningun avion PDF

By Thierry Meyssan

El periodista autor de este libro realiz?? una minuciosa investigaci??n a fondo sobre el ins??lito hecho: documentos de los angeles Casa Blanca y del Departamento de Defensa, rastreo de se?±ales e indicios, declaraciones a los angeles prensa internacional de dirigentes civiles y militares norteamericanos, y toda los angeles informaci??n suelta y contradictoria que logr?? reunir. Como expresa en los angeles portada: Ning??n avi??n se estrell?? en el Pentagono.

Show description

Read or Download 11 de setiembre de 2001: La terrible impostura. Ningun avion se estrello en el Pentagono PDF

Similar spanish books

Download e-book for kindle: The alphabet in the park : selected poems by Adélia Prado

This can be the 1st booklet released in English by way of of the paintings of Brazilian poet Adélia Prado. Incorporating poems released over the last fifteen years, The Alphabet within the Park is a ebook of ardour and intelligence, wit and intuition. those are poems approximately human issues, particularly these of girls, approximately dwelling in one’s physique and out of it, in regards to the actual but additionally the religious and the innovative existence.

Extra resources for 11 de setiembre de 2001: La terrible impostura. Ningun avion se estrello en el Pentagono

Example text

Es más, uno de los terroristas de Lodd, Kozo Okamoto, íue capturado vivo. No se conocen ejemplos de equipos kamikazes que se hayan formado a último momento. Por otra parte, como hizo notar Salman Rushdie3 con astucia, se puede afirmar que si los piratas eran kamikazes, entonces no eran fundamentalistas islámicos. En efecto, el 3 “Figthing the Forces of Invisibility” por Salman Rushdie, en The Washington Post el 2 de Octubre de 2001. 57 Corán prohibe el suicidio. Los fundamentalistas islámicos (talibanes, wahhabitas u otros) se habrían expuesto a la muerte, como mártires, sin posibilidad de escapar a esta, pero no se habrían dado muerte a sí mismos.

Los atacantes plantearon exigencias, incluso un ultimátum, y dieron credibilidad a su comunicación utilizando los códigos de transmisión y de autentificación de la presidencia. El Servicio Secreto puso en marcha el procedimiento de Continuidad del Gobierno y resguardó a los principales dirigentes políticos. El presidente Bush negoció con los atacantes por la tarde y al atardecer volvió la tranquilidad. Así pues, los atentados no fueron dirigidos por un fanático que creía cumplir un castigo divino, sino por un grupo presente en el seno del aparato del Estado norteamericano que logró dictar su política al presidente Bush.

Al cabo de un cuarto de hora, el Servicio Secreto sacaba a Dick Cheney de su despacho y ordenaba la evacuación de la Casa Blanca y de su anexo. Tiradores de élite se habían desplegado por los alrededores de la morada presidencial, provistos con lanzaproyectiles y capaces de repeler un asalto de tropas aerotransportadas. En resumen, era necesario enfrentarse a una amenaza muy diferente a la descripta posteriormente por el vicepresidente Cheney. 04: "Quiero tranquilizar al pueblo norteamericano y garantizarle que todos los efectivos del Gobierno federal están trabajando para ayudar a las autoridades locales a salvar vidas y asistir a las víctimas de estos ataques.

Download PDF sample

Rated 4.00 of 5 – based on 30 votes

Comments are closed.